Quienes Somos
As. Jurídico
Jubilaciones
Servicios
Contacto
síguenos en Facebook
Selección de
societat gastronomica
Tango
Guia
Espai Catala
Asociate
Galeria de Fotos
cultura
Carta a Mafalda
Diccionario

Contacto: (+34) 675 384 396

Email:

CARLOS GARDEL Y JOSEP SAMITIER, DOS ARGENTALANES UNIDOS POR EL AMOR AL BARçA
2006-10-16
Sección ARGENTALANES

Carlos Gardel y Josep Samitier, dos argentalanes unidos por el amor al Barça
Cristina Ambrosini cristinaambrosini@yahoo.com.ar
Web de Cristina Ambrosini http://epicureanos.blogspot.com/

En los años ’20, Barcelona era un centro de atracción cultural de primer nivel donde llegó, atraído por la posibilidad de brillar en Europa, Carlos Gardel. Según nos cuenta Eliseo Alvarez, la ciudad Condal, tenía y tiene una particular sensibilidad con la ópera y Gardel conjugaba con su voz de barítono, lo culto y lo popular, encarnado en el tango. Además, la ciudad pasaba por un momento de esplendor cultural que competía con las principales capitales europeas. Así en el catalán Teatro Goya, debutó un Gardel con ansias de protagonismo. Estaba seguro que para imponerse y tener fama y fortuna debía incorporar los adelantos tecnológicos del momento: la radio y las grabaciones fonográficas. Carlos Gardel viajo a España a fines de 1923, cuando todavía integraba un dúo con José Razzano. Ya como solista volvió dos años mas tarde, luego en 1929 y finalmente en el verano de 1932, de paso hacia Paris. Excepto la última visita, que llegó sin sus acompañantes estables, las demás giras tuvieron dos etapas inevitables: presentaciones personales en Madrid y temporadas en Barcelona, donde se presentaba en cines, (Palace) o teatros (Campos Eliseos, Principal Palace), cantaba por radio y producía discos. Precisamente el viaje de 1925 le permitió a Gardel registrar en Barcelona sus primeros discos, una novedad técnica que recién pudo utilizar en Buenos Aires un año mas tarde.
En el teatro Principal Palace, el público asistió en 1927 a la definitiva fusión entre el cantor campero, con el artista internacional que se impondría. Lejos quedaba aquel Morocho del Abasto que cantaba para matar el hambre en modestas salas de pueblo, que soñaba con ser alguien, y cantaba sin micrófono, callando a la concurrencia con el vigor de su voz. Con la tecnología se produjo otra simbiosis. En Barcelona Gardel consigue que la Odeon le grabe en sus modernos estudios catalanes. Así entre el 26 de diciembre de 1925 y el 9 de Enero de 1926, acompañado por su guitarrista José Ricardo, graban 29 registros. Vuelve al año siguiente durante el mes de noviembre con las guitarras de Ricardo y Barbieri. Con el firme propósito de promocionar todas sus actuaciones utiliza los micrófonos de la radio catalana para conceder entrevistas y también anticipar nuevos temas. Gracias a los parlantes y los micrófonos se lo escuchaba con nitidez. Llegó el momento de preocuparse sólo por la calidad mientras su voz se abaritonaba aun más. Según consta en reportajes realizados en cada retorno a Buenos Aires, Gardel adoraba Barcelona y se especula que podría haberse instalado a vivir allí de no ser por el amor a La Reina del Plata, a la que volvía como un amante fiel. En estos reportajes destaca la amistad que lo une a Samitier, también a Piera, al tenor Miguel Leta y al pintor y escritor Santiago Rusiñol. Allí nos enteramos del entusiasmo del público catalán que llegó a regalarle un esplendido auto Grahan Paige 1928 en el que solía desfilar orgullosamente por las calles porteñas.
La importancia que la ciudad de Barcelona le daba a la cultura se vio correspondida con la potencia de Gardel. Una ciudad orgullosa de la acústica de sus teatros, ocupada en traer a los mejores artesanos de Europa para que la embellecieran, desde los herrajes de las puertas y los vitraux hasta los parques públicos, no iba a ser insensible a este cantor foráneo y de una calidad inigualable. Lo cierto es que Barcelona cambió el rumbo en la vida de Carlos Gardel.
Por otro lado, Josep Samitier i Vilalta, conocido como ‘El hombre langosta’ y más tarde ‘El mago’, nació en Barcelona el 2 de febrero de 1902 y se inició en el fútbol en el Internacional, equipo en el que debutó. Con tan sólo 17 años ingresó en el FC Barcelona donde fue contratado a cambio de un traje con chaleco y un reloj de esfera luminosa. En esa época, el campo de la calle Indústria le quedó chico y en 1922 Joan Gamper se vio obligado al traslado. Así, el 20 de mayo de 1922 se inauguró el campo de Les Corts, con la evidente presencia de Josep Samitier. De esta manera, la Edad de Oro ya estaba en marcha: Les Corts y Samitier, dos emblemas de la historia del Barça empezaban a caminar juntos.
Los éxitos de Samitier transcurren paralelos a los del FC Barcelona, que inicia su Edad de Oro con nuevo estadio y con un equipo irrepetible: Zamora, Planas, Surroca, Torralba, Sancho, Samitier, Vinyals, Piera, Martínez, Gràcia, Alcántara y Sagi-Barba, que esa misma temporada, la 21-22, proporciona al club un nuevo doblete: Copa de España y el Campionat de Catalunya. Cabe recordar que los éxitos de ‘El mago’ en Can Barça tuvieron un importante paréntesis, pues cuando la Edad de Oro había llegado a su fin coincidiendo con el inicio de la década de los 30 y con la muerte de Joan Gamper, el 13 de octubre de 1930, Pepe Samitier atizó un duro golpe a los hincas del Barça al integrarse al Real Madrid, club en el que permaneció desde 1932 a 1934 y donde continuó demostrando su enorme calidad. Sin embargo, no fue en Madrid donde puso fin a su carrera deportiva, ya que Josep Samitier regresó a casa después de esta experiencia en el equipo blanco y recibió un homenaje en ‘su’ campo de Les Corts. Incluso en su despedida, ‘L‘home llagosta’, que estaba profundamente emocionado y no pudo contener las lágrimas, marcó el gol del Barça. No podía ser de otra manera. Poco tiempo después, durante la Guerra Civil, Samitier jugó en el Niza francés. La aportación de Josep Samitier al FC Barcelona no finalizó aquí, pues en 1944 inicia su ciclo como entrenador azulgrana. De nuevo fue fundamental su presencia, ya que con él en el banquillo el Barça se adjudica la Liga, que se resistía desde 1929. Así, tuvo que volver ‘El mago’ para que retornara la ilusión. Aparte de la Liga, ‘Sami’ también conquistó como técnico la Copa Ajuntament de Vilafranca, la Copa de Oro de la República Argentina y la Copa Pabellón del Deporte. En 1947 cedió su puesto de entrenador a Enrique Fernández, y Samitier pasó a ejercer de secretario técnico, puesto en el que volvió a triunfar, pues colaboró de manera muy significativa en las gestiones para llevar a cabo los fichajes de Kubala y Di Stéfano, los cuales siempre tuvieron, a pesar de todo, un amigo en Josep Samitier.
La popularidad de Pepe Samitier sobrepasó los límites del terreno de juego. Prueba de ello es su presencia en películas como ‘Once pares de botas’ junto a su gran amigo Ricardo Zamora, y en diversos anuncios publicitarios como el de la firma italiana Cinzano. Además, su nombre figura en una calle de Barcelona y tuvo el honor, dada su dimensión de ‘hombre de mundo’ de ser íntimo amigo de grandes figuras como Carlos Gardel, Maurice Chevalier, Lito Mas o Nicolás Verona. Estos últimos tuvieron la gentileza de dedicarle un tango que lleva por título ‘Sami’ y que dice lo siguiente:

SAMI!
Letra de Lito Mas
Musica de Nicolás Verona

De las playas argentinas, donde el tango es la ilusión,
tú mereces, bravo Sami, que te brinden la canción,
tú mereces que las notas de un tanguito de arrabal,
lloren penas por tu ausencia, que quizá nos cause mal.
Cuando el tango, rezongando, nos murmure "Samitier"
Caballer que has dejado mil recuerdos por doquier!!
brindaremos nuestro aplauso por el "Mago del Balón",
que vivir horas, nos hizo, de entusiasmo y emoción.

Sami!!
capitán del Barcelona...
con tu juego, que emociona,
nos has hecho estremecer...
Sami!!
portador de la nobleza
de tu tierra de grandeza...
caballero Samitier!!

Cuando llegues a tus lares, a tu tierra!la inmortal!!
y en los campos de la añeja, de la fiel Ciudad Condal,
tu silueta se deslice sobre el césped tentador...
y retumben los espacios, ante el grito alentador...
no te olvides!bravo Sami!!valeroso capitán!...
que los buenos argentinos te recuerdan con afán
pues dejaste en el Plata simpatías por doquier,
!capitán del Barcelona!...!caballero Samitier!
No cabe duda, Josep Samitier es uno de los futbolistas más importantes que ha tenido el fútbol catalán en toda su historia. La historia de este talento encontró su punto final en la primavera de 1972, cuando murió en Barcelona. La manifestación de duelo fue impresionante y conmovedora: toda la ciudad lloró la desaparición de uno de los mayores genios de la historia del FC Barcelona. Santiago Bernabéu y los jugadores, con Kubala al frente, llevaron el féretro en sus hombros hasta su última morada.
Los testimonios del vínculo afectivo entre Barcelona y Gardel así como su amistad con Samitier se encuentran en varios reportajes
En un reportaje del Diario Crítica, en marzo de 1926, contesta Carlitos:
-Y qué tal la ciudad de Barcelona?
- Una bella ciudad. Y muy moderna, por cierto. Edificación magnifica, grandes avenidas, calles espléndidas. Y sobre todo esto, un panorama encantador, Barcelona está como metida en un pozo, rodeada por las colinas, entre las cuales se destaca el Montjuic. Juzguen ustedes el exitazo con este solo dato: un propósito y mi contrato era cantar diez días y tuve que quedarme dos meses... El público me tomo lo que se llama verdadero cariño.
- Y, qué tal el público catalán?
- Admirable! Un público inteligente, que cuando se encariña con un artista es capaz de todos los sacrificios.
- A usted, ya lo conocían?
- Personalmente no. Estuve alguna vez en España, aunque en gira de paseo. Pero me conocían por los discos.
-Tiene aceptación la música criolla en Barcelona?
-Una aceptación loca.
-Que canciones suyas tuvieron mas éxito?
-"Entra Nomás"... en primer lugar. El público la pedía cada vez que salía al escenario. Y aunque mi repertorio consta de más de cuatrocientas canciones no había manera de eludirla. Cuando no figuraba en el programa tenía que cantarla extra.
-Y otras?
-"Nunca mas", "Fea", "Buenos Aires", entre los tangos; y entre los estilos: "La mariposa", "La salteñita" ... la verdad es que les gustaban todas.
- Cómo terminó la temporada?
-Como la había empezado, brillantemente. Las damas de Barcelona organizaron una manifestación en mi honor, para la noche de mi beneficio, que... Vamos...
De otra entrevista, publicada en el diario La Razón el 21 de agosto de 1931 conocemos una divertida historia sobre las Ramblas
-¿ Y la famosa Rambla?
-¡Ah! sobre la Rambla -nos dice Gardel sonriendo- tengo que contarles una anécdota.
Y, mientras nos preparamos a escucharle, Gardel saca un cigarrillo -el quinto o sexto de la entrevista- y lo enciende.
-En Buenos Aires, -nos dice- conocí a un mozo de café, un catalán muy simpático a quien todos le decíamos el Noy. "Si vas a Barcelona no dejes de ir por la Rambla. Pero ten seguridad de que los pájaros no te van a dejar limpio..." ¿Por qué?, le pregunté intrigado. Pero el Noy se mantuvo en su mutismo. Llegué a Barcelona. Y fui a la Rambla. Y no bien había caminado una media cuadra, cuando ¡zaz! siento que algo cae sobre mi sombrero ... Me lo quito y justo: lo que me había dicho el Noy. Sigo caminando, intrigado, y después de un rato ¡zas! nuevamente aquello... La verdad es que era para morirse de rabia. Y, lo que más me molestaba era que los pájaros parecían ensañarse en mí. Marchaba malhumorado cuando me encontré con Juárez...
-¿El actor?
-El mismo. Un excelente amigo y un gran camarada. Le conté mi contratiempo. Y con ese buen humor suyo, que no lo abandona en las situaciones más difíciles, lejos de tomar en serio lo que me ocurría limitóse a lanzar una carcajada. "Es lo que les pasa a todos los extranjeros", me dijo por toda respuesta. Es claro que una respuesta así no me sacaba las dudas... Bueno, le dije, amostazado, ¿qué debo hacer para evitar esto? ¿sacar carta de ciudadanía? "¡No, hombre! Simplemente agarrá por el medio!", me respondió en criollo. Y entonces advertí que todo el mundo, lejos de buscar la sombra amable de los árboles tapizados de pajarillos, tomaba el centro.
Nos alejamos de Gardel, pero no hemos caminado mucho, cuando éste nos llama: algo se le ha olvidado.
-¿Sabe una cosa, amigo cronista?, que Samitier se pasa el día cantando “Dandy”, “No te engañes corazón” y “Adiós muchachos”. Y lo hace bastante bien.
Nota: Acompaña el artículo una foto de Gardel y dos jugadores del Barcelona con el siguiente epígrafe: "Gardel junto al lecho de Platzko, guardavalla del Barcelona herido en el partido por el campeonato de España. Sentado en el lecho, el mago Samitier, también herido".
En otro reportaje, publicado el sábado 31 de diciembre de 1932 en el diario La Nación, leemos:
-Tiene usted algún recuerdo de su gira por Europa que concrete más fielmente sus impresiones?
-Sí, tengo uno que, aun cuando yo no haya sido testigo de ello, confieso que el relato me impresionó grandemente. Al pasar por Barcelona, algunos amigos fueron a bordo a saludarme y me lo contaron. Se trata del cariño con que el público de Barcelona recibió la exhibición de Luces de Buenos Aires y que culminó en una manifestación entusiasta cuando yo termino de cantar el tango Tomo y obligo, que el público aplaudiendo frenéticamente -según me contaron mis amigos- obligó a interrumpir la exhibición haciendo que se volviera a pasar la película en la parte que contiene el tango.
Cuando salimos del desembarcadero, abriéndonos paso entre ese mundo de gente, que sin esperar a nadie se forma a la llegada de todos los transatlánticos, un vendedor de diarios reconoce al creador de “Mano a mano” y lo saluda con el entusiasmo de su oficio, en tanto el aludido se limita a comentar risueñamente:
-¡Araca con el pibe; que no hay iguales en el mundo entero! ¡Los pibes criollos!
Gardel volvió por última vez a Barcelona en julio de 1932. No cantó en publico, pero en dos pasadas por el estudio de grabación produjo un capítulo único en su discografía, por la jerarquía de los temas, la madurez expresiva que había alcanzado y sobre todo por el inusual acompañamiento. Esta vez había viajado a Europa exclusivamente para filmar tres películas en Paris en menos de 80 días y al no contar con su habitual cuarteto de guitarras, contrató al pianista argentino Juan Cruz Mateo unas veces junto al violín de Andrés Solsogna y otras con Rafael Iriarte en guitarra. Fueron en total 12 títulos. Excepto “Sueño Querido”, que volvió a grabar en Buenos Aires el año siguiente, éstas fueron para Carlos Gardel las versiones finales de notables letras y constituyen una monumental culminación de su trabajo en Barcelona.


http://www.todotango.com/spanish/gardel/CRONICAS/la_novia.asp
http://www.la-redo.com.ar/index.php?s=Gardel+Bar%C3%A7a
http://www.gardelweb.com/Gardel-en-Barcelona1.htm
http://www.gardelweb.com/Gardel-en-Barcelona.htm
http://www.clubdetango.com.ar/gardel/aut_espan.htm
http://argentina.informatik.uni-muenchen.de/tangos/msg03639.html

Web de Cristina Ambrosini
Publicidad

TechARTivity - diseño y programacion web
Adquira Martin fierro bilingue formato digital (PDF)
LegaCity
incat
CONSULADO ARGENTINO BARCELONA. Difundimos la web del Consulado, para facilitar la comunicacion entre los ciudadanos/as de argentina y la administracion del Estado Argentino. Esta difusion se realiza de forma TOTALMENTE INDEPENDIENTE DE LAS AUTORIDADES Y SIN OTRO OBJETIVO QUE EL DE FACILITAR LAS GESTIONES DE NUESTROS COMPATRIOTAS. Asimismo, convocamos a todas las entiaddes argentinas a incluir los enlaces con los consulados. Junta Directiva
 
Publica tu baner
Escribenos a

 

(c) 2005-2017 - Casal Argentino de Barcelona - C/Casp, 17, 1 piso, oficina 12 - 08010 Barcelona - Catalunya | Móvil: 675 384 396 | Email: