Quienes Somos
As. Jurídico
Jubilaciones
Servicios
Contacto
síguenos en Facebook
Selección de
societat gastronomica
Tango
Guia
Espai Catala
Asociate
Galeria de Fotos
cultura
Carta a Mafalda
Diccionario

Contacto: (+34) 675 384 396

Email:

LA XENOFOBIA Y LA COMUNIDAD DE LOS PUERCOESPINES
2008-07-28
Sección ARGENTALANES

La xenofobia y la comunidad de los puercoespines
Cristina Ambrosini

”Un fantasma sobrevuela el planeta: el fantasma de la xenofobia. Las sospechas y animosidades tribales antiguas y modernas -que nunca se extinguieron por completo y han sido recientemente sacadas del congelador y puestas a recalentar- se han mezclado y combinado con la flamante sensación de inseguridad que se destila de la incertidumbre y desprotección de nuestra moderna existencia líquida”
Zigmunt Bauman, Modernidad líquida.


“España ha firmado con 20 países extracomunitarios los acuerdos de repatriación de emigrantes que son imprescindibles para aplicar la nueva directiva europea de expulsión de residentes ilegales, según el inventario publicado ayer por el Instituto Europeo Universitario (EUI) de Florencia. El documento del prestigioso centro de estudios de posgrado revela que los acuerdos de deportación firmados por los 27 países de la UE afectan ya a ciudadanos procedentes de 111 países de los cincos continentes. El inventario sitúa a España entre los socios comunitarios que más acuerdos bilaterales han firmado con terceros países. Alemania, Francia e Italia también encabezan ese listado”.

Leyendo esta noticia, me viene a la memoria una célebre imagen acuñada por Arthur Schopenhauer, luego resignificada por el mismo Sigmund Freud. Tratando de caracterizar la complicada sociabilidad del “animal gregario” que habita en nosotros y, a la vez, cohabita con el “miembro de la horda primitiva”, Schopenhauer imaginó esta alegoría donde, en un crudo día invernal, para defenderse del frío de la nieve, los puercoespines de una manada se apretaron unos contra otros para prestarse mutuo calor. Pero al hacerlo así, se hirieron recíprocamente con sus púas, y hubieron de separarse. Obligados de nuevo a juntarse, por el frío, volvieron a pincharse y a distanciarse. Estas alternativas de aproximación y alejamiento duraron hasta que les fue dado hallar una distancia media en la que ambos males resultaban mitigados. Así la necesidad de sociedad lleva a los hombres a juntarse pero sus numerosas cualidades repulsivas y sus insoportables defectos los alejan nuevamente y tornan insoportable la convivencia. Freud no tardó en sacar conclusiones sociológicas cuando afirma:
“Los grupos étnicos afines se repelen recíprocamente; el alemán del Sur no puede aguantar al del Norte; el inglés habla despectivamente del escocés y el español desprecia al portugués. La aversión se hace más difícil de dominar cuanto mayores son las diferencias y de este modo hemos cesado ya de extrañar la que los galos experimentan por los germanos, los arios por los semitas y los blancos por los hombres de color”.

Al parecer, según esta idea, una comunidad puramente inclusiva, fraternal y tolerante es una utopía. Todo modelo de orden social es selectivo y exige el recorte, afirma en estos años el sociólogo Zigmunt Bauman. La poda, la segregación, la separación o la extirpación de aquellas partes que aparecen como “sobras” es la parte esencial de las políticas de Estado. Los pasaportes, las visas de entrada y salida, las aduanas y los controles migratorios son el centro de interés de las políticas estatales.
Ya no hay “estatuas de la Libertad” que reciban a las masas migratorias oprimidas. En este ambiente se advierte un especial recrudecimiento de la xenofobia, de los fantasmas del tribalismo, al calor de la creciente sensación de inseguridad. “Culpar a los inmigrantes” –los extranjeros, los recién llegados– de la paralizante sensación de inseguridad se va transformando en un hábito político redituable. Así, según Bauman, el panorama europeo no puede ser más desalentador: los alemanes culpan a los polacos, los polacos a los ucranianos, los ucranianos a los kirguices y a los uzbekos, mientras que los países demasiado pobres para atraer a vecinos desesperados como Rumania, Bulgaria, Hungría y Eslovaquia, dirigen su cólera contra los sospechosos de siempre: los gitanos, que son nativos pero errantes, por lo tanto, son siempre y en todas partes, recién llegados y extranjeros.
La idea comunidad de los puercoespines, tomada de una analogía presentada por Schopenhauer, desarrollada luego por Freud, marca las dificultades y tensiones presentes en la comunidad que nos obliga a estar juntos y separados al mismo tiempo. Bauman utiliza el término alemán “Unsicherhei” para caracterizar el tipo de sentimiento que predomina en la actual sociedad globalizada. Según nos indica, tres términos necesita el español para conceptualizarlo: “incertidumbre, inseguridad y desprotección”. Vivir en la incertidumbre parece ser el único estilo de vida posible ya que las instituciones políticas que deberían proteger a las personas del ejercicio del poder no generan confianza. Lo político ocurre por fuera de la política. Mientras lo privado se abisma en la “desconfianza existencial corrosiva”, lo público se ha retirado buscando amparo en lugares políticamente inaccesibles. La tendencia más marcada de nuestra época es la separación del poder de la política: mientras el primero fluye o tiene una representación extraterritorial, el segundo tiene carácter local. Como consecuencia, la crisis actual del proceso político, según interpreta el autor, radica en la ausencia de una agencia capaz legitimar, promover o cumplir cualquier conjunto de valores. Adoptando una actitud normativista, Bauman propone: “La política debe ponerse a la altura del poder que se ha liberado para vagar, sin control, por el espacio de lo político. “(…) lo que hace falta es “un nuevo internacionalismo”.
Con todo, el nihilismo y la desesperanza parecen ser, en el pensamiento de Bauman, cuestiones de conformistas y cobardes Es discutible, es una punta para ir pensando.

FREUD, S., Psicología de las masas y análisis del Yo - 1920 [1921]
SCHOPENHAUER, ARTHUR Parerga y Paralipomena, Aforismos, Sobre la sabiduría de la vida, traducción de Antonio Zozoya, Madrid, Biblioteca Económica Filosófica, 1889, pp.42-47
BAUMAN, ZIGMUNT, Amor líquido, Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2005.
BAUMAN, ZIGMUNT, La sociedad sitiada , Buenos Aires, Fondo de Cultura Económica, 2004.

web de Cristina Ambrosini
Publicidad

TechARTivity - diseño y programacion web
Adquira Martin fierro bilingue formato digital (PDF)
LegaCity
incat
CONSULADO ARGENTINO BARCELONA. Difundimos la web del Consulado, para facilitar la comunicacion entre los ciudadanos/as de argentina y la administracion del Estado Argentino. Esta difusion se realiza de forma TOTALMENTE INDEPENDIENTE DE LAS AUTORIDADES Y SIN OTRO OBJETIVO QUE EL DE FACILITAR LAS GESTIONES DE NUESTROS COMPATRIOTAS. Asimismo, convocamos a todas las entiaddes argentinas a incluir los enlaces con los consulados. Junta Directiva
 
Publica tu baner
Escribenos a

 

(c) 2005-2017 - Casal Argentino de Barcelona - C/Casp, 17, 1 piso, oficina 12 - 08010 Barcelona - Catalunya | Móvil: 675 384 396 | Email: