Quienes Somos
As. Jurídico
Jubilaciones
Servicios
Contacto
síguenos en Facebook
Selección de
societat gastronomica
Tango
Guia
Espai Catala
Asociate
Galeria de Fotos
cultura
Carta a Mafalda
Diccionario

Contacto: (+34) 675 384 396

Email:

ANTONIO LóPEZ LLAUSáS. ARTíFICE DEL BOOM EDITORIAL DE SUDAMERICANA
2009-01-12
Sección ARGENTALANES

Antonio López Llausás. Artífice del boom editorial de Sudamericana
Cristina Ambrosini

A menudo es posible advertir que de lo malo sale algo bueno o que las consecuencias de alguna situación dolorosa, son beneficiosas, en algún aspecto. El exilio es una de las peores situaciones imaginables. La guerra civil española y su desenlace con la victoria del franquismo provocó el exilio republicano que, en América, tuvo consecuencias beneficiosas La contribución de los exiliados en el mundo editorial de Argentina y México es destacable. En este caso, nos ocupamos de Antonio López Llausás, un abogado catalán, hijo y nieto de libreros que llegó al país en 1937 y produjo uno de los éxitos editoriales más notorios desde la Editorial Sudamericana.
Cuando López Llausás salió de España estuvo un tiempo en Paris y allí conoció a algunos argentinos ya inmersos en el mercado del libro: Alejo González Garañó, Victoria Ocampo y Angélica Ocampo quienes desde Europa advirtieron que España, durante un tiempo, no estaría en condiciones de editar libros y que esta situación era una oportunidad para la industria editorial argentina por lo que decidieron fundar lo que luego fue Sudamericana. El primer directorio estuvo conformado por Victoria Ocampo, Carlos Mayer, Oliverio Girondo, Alfredo González Garaño y Rafael Vehils, Enrique García Merou, Jacobo Saslavsky, Antonio Santamarina, Alejandro Shaw, Andreu Bausili, Eduardo Bullrich y Alejandro Menéndez Behety. La mayoría desconocía la manera de llevar adelante una editorial y surgieron desacuerdos ya que cada uno pretendía manejar la dirección tal como realizaban sus respectivos trabajos. Luego de algunos intentos desafortunados de poner al frente a un editor con experiencia y energía, Rafael Vehils contacta a López Llausá y le ofrece el cargo en momentos en que éste pensaba en retornar a España pero su mujer, su hijo y todos los parientes consultados lo desaconsejaron porque si bien no había hecho nada ostensible contra Franco, existía un riesgo cierto de ser encarcelado por haber salido de la zona republicana durante el conflicto. En Barcelona ya había fundado la librería Catalonya ubicada frente a la Plaza de Catalunya y Argentina era un país de esperanza y promesas de prosperidad.

Los primeros títulos de Sudamericana fueron cuatro libros infantiles.
Historia de San Martín con ilustraciones de Antonio Berni
El niño Dios cuyo autor fue Leopoldo Marechal, con ilustraciones de Ballester Peña
Geografía argentina escrita por María Rosa Oliver, con ilustraciones de Horacio Butler
Alí Babá y los cuarenta ladrones con ilustraciones de Toño Salazar

Los primeros éxitos: Aldous Huxley, Orlando de Virginia Woolf, Palmeras Salvajes de Faulkner. Publicó todo Madariaga, Sánchez Albornoz, Gómez de la Serna, Francisco Ayala. Más tarde editó a autores argentinos. Pero lo primero que empezó a venderse fueron las traducciones de autores ingleses y americanos, que no se podían hacer en España y que se traducían en Argentina para el resto del mundo. En poco tiempo adquiere el departamento de la calle Quintana esquina con
Callao y se convierte en el principal accionista de Sudamericana. Cuenta una de sus nietas: “Mi abuela comentaba la sorpresa de descubrir que Argentina era un país próspero, que todo funcionaba y que era riquísimo. Mis abuelos empezaban las vacaciones en Punta del Este en casa de los Arata, después se iban a Mar del Plata a lo de Victoria Ocampo. Tenían una vida muy de relación con la gente de aquí”. No había ningún señor argentino que se preciara al que no le gustara tener a un escritor a comer en su casa o que no fuera a la presentación de un libro”. El ambiente de Buenos Aires le recordaba el de la burguesía catalana de la época de la República. “Aquí este ambiente se mantuvo hasta los ochenta cuando se murieron Sara Gallardo, Silvina Bullrich, Marta Lynch. Manucho se murió el mismo día en que nació mi hija María, en el ochenta y cuatro. Y Bioy vivió hasta hace poco”. Era una atmósfera intemporal de fiestas, infidelidades, bellas inaccesibles y grandes calaveras. “Ellos vivían en ese mundo, y continuaron viviendo hasta que se murieron, porque tenían fortunas y ninguno de ellos trabajaba. Las casas se iban poniendo viejas y se iba cayendo la pintura, pero estaban llenas de cosas. Por lo de Victoria pasaron todos los grandes escritores del mundo”.

Tomás Eloy Martinez también cuenta esta historia
“El catalán tardó un par de años en convertir su editorial en un negocio redondo. Como no podía conquistar a Jorge Luis Borges como autor de Sudamericana, llevó a su editorial dos de las novelas que Borges había traducido para Sur: Las palmeras salvajes, de William Faulkner, y Orlando, de Virginia Woolf. Sus primeros grandes éxitos fueron, casi siempre, libros de otras partes: Cuán verde era mi valle, de Richard Llewellyn; El bosque que llora, de Vicki Baum; La luna se ha puesto, de John Steinbeck; Llegaron las lluvias, de Louis Bromfield; Una hoja en la tormenta, de Lin Yutang, y el invencible precursor de los manuales de autoayuda: Cómo ganar amigos e influir sobre las personas , de Dale Carnegie, que apareció en 1940, cuatro años después de su lanzamiento en inglés. Mientras fortalecía su catálogo con títulos seguros, López Llausás se obstinaba también en cobijar a la desventurada literatura latinoamericana. En 1948 se arriesgó a publicar Adán Buenosayres contra la recomendación de todos sus asesores, que detestaban las inclinaciones peronistas del autor. La novela fue recibida con un silencio de muerte, que sólo Julio Cortázar se atrevió a romper. Un año antes se había aventurado con Felisberto Hernández y seguiría haciéndolo con Cortázar, con Onetti o con autores que eran sus amigos del alma, como Eduardo Mallea y Salvador de Madariaga. Cuando lo conocí, en 1959, era ya un editor de enorme prestigio, con varios premios Nobel en su catálogo (Thomas Mann, François Mauriac, Hermann Hesse, Steinbeck, Faulkner, Hemingway) y una oficina llena de manuscritos esperando turno. Le pregunté cómo hacía para no quedar mal con los escritores que aspiraban a su patrocinio y me contestó lo que les decía a todos: "Nunca publico nada sin la aprobación de mi lector desconocido". Cuando la gente quería saber quién era, López Llausás cambiaba de tema. Durante mucho tiempo creí que el lector desconocido era un ardid, hasta que averigüé que se trataba de una persona de carne y hueso. Se llamaba Francisco Porrúa, y tenía tal vocación de anonimato que hizo falta el inmenso éxito de la literatura latinoamericana en los años 60, del que es uno de los responsables, para sacarlo de la cueva. El lector secreto, Porrúa era reservado hasta la mudez y lúcido hasta la extenuación”.
Después del éxito de Cien años de soledad, ser un autor de Sudamericana se convirtió casi en un sello de honor para cualquier creador de ficciones, tanto en Perú como en México y Venezuela. En la actualidad la Editorial Sudamericana hace honor a su nombre con oficinas en toda América del Sur, incluso en Europa. En asociación con grupos editoriales tales como Random House Mondadori, Plaza & Janés; han lanzado los títulos de mayor éxito en los últimos años, de entre ellos se puede mencionar a: obras de Isabel Allende y El Codigo DaVinci
Fuentes consultadas
Tomás Eloy Martínez, Los sueños de un profeta en http://www.sololiteratura.com/tom/tomartlossuenos.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/Editorial_Sudamericana
Antonio López Llausás, Cuarenta años en el oficio del libro, Todo es Historia, Nº 123, agosto de 1977
Literaturas del exilio, http://seacex.com/documentos/lit_exilio_01_portada.pdf

web de Cristina Ambrosini
Publicidad

TechARTivity - diseño y programacion web
Adquira Martin fierro bilingue formato digital (PDF)
LegaCity
incat
CONSULADO ARGENTINO BARCELONA. Difundimos la web del Consulado, para facilitar la comunicacion entre los ciudadanos/as de argentina y la administracion del Estado Argentino. Esta difusion se realiza de forma TOTALMENTE INDEPENDIENTE DE LAS AUTORIDADES Y SIN OTRO OBJETIVO QUE EL DE FACILITAR LAS GESTIONES DE NUESTROS COMPATRIOTAS. Asimismo, convocamos a todas las entiaddes argentinas a incluir los enlaces con los consulados. Junta Directiva
 
Publica tu baner
Escribenos a

 

(c) 2005-2017 - Casal Argentino de Barcelona - C/Casp, 17, 1 piso, oficina 12 - 08010 Barcelona - Catalunya | Móvil: 675 384 396 | Email: