Quienes Somos
As. Jurídico
Jubilaciones
Servicios
Contacto
síguenos en Facebook
Selección de
societat gastronomica
Tango
Guia
Espai Catala
Asociate
Galeria de Fotos
cultura
Carta a Mafalda
Diccionario

Contacto: (+34) 655 549 859 / 675384396

Email:

EL OCASO, DIALOGO INTIMO DE UN FUTBOLERO TRAS 40 AÑOS DE PATEAR LA NUMERO 5
2020-02-18
Sección DEPORTES
EL OCASO, DIALOGO INTIMO DE UN FUTBOLERO TRAS 40 AÑOS DE PATEAR LA NUMERO 5

Reproduzco aquí un escrito de Sebastian Fischer, vocal de Derechos Humanos de la Junta Directiva del Casal, militante empedernido de Derechos Humanos y uno de esos amigos que no importa cuanto tiempo no nos vemos, siempre es como del dia anterior.
Dialoga con el mismo al respecto de su relacion vital y de toda la vida con el futbol como algo inherente a la existencia humana: EL JUEGO.
DISFRUTENLON.
Diego

EL OCASO, DIALOGO INTIMO DE UN FUTBOLERO TRAS 40 AÑOS DE PATEAR LA NUMERO 5.
Ayer a la noche me aprestaba a empezar con el ritual de cada lunes: me puse las medias, el pantalón corto, uno botines para campo sintético y una camiseta de fútbol. Esta vez, las últimas veces en realidad, elegí la adidas de Boca del 91, esa que es mi triunfo personal, porque a mi edad poder usar una camiseta de cuando tenía 19 años, es un verdadero triunfo.
Sin embargo la rutina se vio sacudida por un pensamiento terrible que afloró en mi cabeza sin que yo sepa bien de donde salía: y si ese fuera mi último partido? Y si mi rodilla o mi tobillo o mi cintura hicieran crack o dijeran basta o hicieran crack y dijeran basta a la vez?
Debo decir que no hay nada que no sea una función fisiológica o biológica que recuerde hacer de forma continua hace tanto tiempo como jugar al fútbol. O sea respiro y camino y hago pis desde antes, obvio, pero una acción cultural creo que no.
Tengo fotos jugando al fútbol con 3 años y, cerca de cumplir 48, estamos hablando de 45 años jugando a la pelota.
45 disfrutando de jugar. Siempre.
No había nada de chico que me interesara más que jugar a fútbol. Y aparte me salía bien.
En primer grado ya era el goleador del campeonato que organizaba el profe de gimnasia.
Y, no me pregunten porque, la verdad que nunca dejé de ser goleador.
Siempre pensé que la seguridad que tengo en mí mismo me la dio la pelota. Porque aunque no soy muy agraciado, bajito y narigon, tampoco especialmente inteligente, siempre fui muy seguro. Y yo creo que no hay nada que de pibe te de más seguridad que ser al que siempre eligen primero en el pan y queso del picadito de la plaza del barrio.
Después vino ese intento frustrado de probarme en River, porque en vez de presentarme me fui a preparar el examen para entrar al Pellegrini. Y los primeros años en de secundaria gastándola en las canchas de Ciudad Universitaria.
A los 15 o 16 conocí otras actividades: la militancia, el rock. Empecé a fumar y tomar birra y claro, mi rendimiento bajó.
Pero nunca, nunca dejé de jugar.
Así pasó el campeonato de la UBA y los partidos con los hermanos Pirato Mazza al lado de la vía en Colegiales y con los del Avellaneda en el KDT. Y los partidos con los del laburo abajo de la autopista o con los de la murga en la plaza 25 de agosto.
Después emigré hace 18 años y siempre me mantuve dentro de las canchas. Con amigos argentinos en Poble Sec, en Sants y en Escorxador. Mucha competitividad y alguna pelea.
Y, cuando el nacimiento de los mellis puso seriamente en peligro mi continuidad futbolistica porque no había tiempo para nada, llegó el ofrecimiento salvador de jugar con los padres del cole.
Así pasaron los últimos 8 años. Cada lunes en cancha de 7. Deseconectando del trabajo, del estrés, de los problemas y, por qué no, encontrando una forma de expresión.
Porque dicen que se juega como se vive. Y a mi tirar un taco, poner una pelota al pie del compañero que pica al vacío o definir sutilmente cuando te sale a achicar el arquero, me parecen formas de expresarse artísticamente.
Y ayer se me pasó por la cabeza, por primera vez, que seguramente más temprano que tarde lo tenga que dejar. Porque el tobillo empieza a doler a los 15 minutos y la rodilla hace un ruidito extraño y porque ya corro la mitad y a los jóvenes los veo pasar.
De recuerdo me quedarán miles y miles de horas, varios cientos de goles, jugadas memorables,partidos inolvidables en lugares tan increibles como Praga, la isla del Sol o Salvador de Bahía y, por sobre todas las cosas, siempre, siempre la alegría de estar jugando.

Publicidad

Registro de Residentes Argentinos en el Exterior
TechARTivity - diseño y programacion web
LegaCity
CONSULADO ARGENTINO BARCELONA. Difundimos la web del Consulado, para facilitar la comunicacion entre los ciudadanos/as de argentina y la administracion del Estado Argentino. Esta difusion se realiza de forma TOTALMENTE INDEPENDIENTE DE LAS AUTORIDADES Y SIN OTRO OBJETIVO QUE EL DE FACILITAR LAS GESTIONES DE NUESTROS COMPATRIOTAS. Asimismo, convocamos a todas las entiaddes argentinas a incluir los enlaces con los consulados. Junta Directiva
 
Publica tu baner
Escribenos a

 

(c) 2005-2018 - Casal Argentino de Barcelona - Ronda Sant Pere 19-21, 5º, 1ª - 08010 Barcelona - Catalunya | Móvil: 655 549 859 | Email: